Caminando por el Globo

Habaneando chico!

La Habana fue la primer ciudad que visitamos de Cuba. Y desde que puse un pie en ella me enamoré.
Llegamos a Cuba luego de tres vuelos, de casi 24 horas desde que salimos de casa, y de pasar la noche muertos de frío en el aeropuerto de Bogotá. Hicimos Buenos Aires – Lima, Lima – Bogotá, Bogotá – La Habana. Cuando llegamos los taxis cobraban 25 dolares para llevarnos a La Habana. Así que luego de preguntar y preguntar nos fuimos caminando unos 300 metros hasta un restaurante que le dicen el Ranchon. Ahí conseguimos que nos saquen a la ruta por 1 CUC y en la ruta agarramos una guagua que nos llevó hasta El Vedado, el barrio en el que nos íbamos a hospedar.  Nos bajamos en la famosa heladería Copelia, punto de referencia de transporte público y desde ahí caminamos como 12 cuadras buscando la dirección de la casa, todo con las mochilas y con mucho calor. Finalmente llegamos a la casa habiendo gastado menos de 1.5 dolares cada uno. Ya mientras viajábamos en la guagua (colectivo) iba con los ojos más grandes de lo que los tengo normalmente tratando de captar todo en mis pupilas. No paraba de mirar por la ventana. Los autos, las motos con sidecar, los carteles de la calle, los campos de deporte, la gente, etc.

Cuando llegamos nos recibieron muy bien en la casa, y nuestra ansiedad era tal, que dejamos las mochilas y salimos a caminar. Estábamos a dos cuadras del malecón, de ese famoso malecón que vimos en tantas películas y que me moría por conocer, así que para allá nos fuimos. Como ya era la tarde y la marea estaba fuerte, el malecón me regaló unos de los atardeceres más lindo que vi, con las olas reventando contra el muro y salpicando toda la avenida. Alucinante  Por eso es que digo que me enamoré de La Habana desde el momento en que llegué.
Para que se ubiquen, las principales zonas de La Habana son: El Vedado, que es un sector tranquilo, con avenidas anchas, edificios bajos en su mayoría, y restaurantes. La Habana Vieja, que es el sector más turístico donde todos los edificios se ven muy lindos porque están restaurados. Centro Habana, donde los edificios se caen a pedazos y no es turístico para nada, es donde vive la gente. Y el Nuevo Vedado, que es donde está el cementerio y donde es más tranquilo todavía y es muy residencial.
Nuestra estadía en La Habana se divide en dos partes: una al principio del viaje y otra al final.

 

Primera parte:

El primer día fuimos caminando todo por el malecón desde El Vedado hasta Habana Vieja. Osea nos caminamos todo el malecón prácticamente. Estuvo hermoso, no paramos de sacar fotos. Y después recorrimos Habana Vieja pero no entramos a ningún museo. A la tarde recorrimos La Calle de los Mercaderes y entramos a la Casa del Chocolate donde nos tomamos unos ricos chocolates con tostadas con manteca (muy recomendado y es barato). 

También fuimos a la famosísima Bodeguita Del Medio, donde nos deleitamos con unos ricos mojitos al ritmo del son cubano. Allí vimos fotos con muchos personajes mundiales. Entre ellos Correa – presidente de Ecuador, Lula – ex presidente de Brasil, Guayasamín – Pintor Ecuatoriano y Guillermo Franchella jajaj.

Además como andaba con un fibrón encima para dibujar los globos, pudimos firmar la pared!
El segundo día fuimos a la terminal de buses de ASTRO para intentar conseguir pasajes hacia la otra punta de la Isla, con el precio de los Cubanos (no permiten viajar a los turistas por esa empresa). Con el contacto que nos habían pasado no nos pudimos comunicar, así que decidimos probar por derecha, hablando con las autoridades de la empresa, contando nuestro proyecto social, a ver si nos daban un permiso especial para viajar por la empresa. Llegamos a hablar con el gerente de la empresa – que tenía una camisa de Ecuador – y nos escuchó con toda la paciencia del mundo pero nos explicó que es imposible. Finalmente arreglamos con un señor que nos haga carnet de estudiantes por 10 CUC y con eso podríamos viajar por Astro durante toda la estadía en Cuba y entrar a todos los museos con precios de cubanos. 
Acá viene la anécdota graciosa: El señor X nos dice que yo soy estudiante de medicina y Jaimis de deportes. Después seguimos hablando, y un rato después me pregunta qué estudio yo. Y muy Homero Simpson le contesto: Ingeniería Civil. Uuuuuufff…. me quería matar el señor X. jaja
Finalmente quedamos en sacarnos las fotos para el carnet y encontrarnos al día siguiente para hacer la transacción.
 
Enfrente de la terminal queda La Plaza de la Revolución donde se encuentra la famosa silueta de la cara del Che en un edificio. Y no solo la del Che sino también la de Camilo Cienfuegos.
Durante el último día volvimos a la terminal y el señor X no estaba. Por lo tanto nuestro plan de viajar por Astro quedó frustado y nosotros también. Casi rendidos fuimos a la terminal de turistas Viazul y preguntamos si había lugar y horarios.
Allí cerca está la casa donde vivió el Che y un Centro de Estudios del Che Guevara. El centro estaba cerrado, pero nos quedamos como una hora charlando con el señor de seguridad y un chofer. Preguntamos mucho mucho, y nos contaron muchas cosas. También espiamos por afuera la casa del Che donde actualmente trabajan el hijo y la esposa, pero ya estaban cerradas las oficinas.
El día que nos fuimos, antes pasamos por Copelia a comer un heladito. Muy rico y barato!
Cuando nos estábamos por ir a Viazul, el hijo de la señora de la casa nos dijo que no gastemos tanta plata y que quedaba una opción: viajar en camión. Él nos acompañó a La Coubre, lugar donde salen los camiones, y nos montó en uno hacia Bayamo. Como todavía no teníamos experiencia, él arregló el precio con el chofer y nos cobraron 20 CUC a cada uno. Nosotros estábamos contentos porque el Viazul costaba 56 CUC. Pero en verdad nos cobraron caro porque los cubanos pagaban la mitad. En fin sirvió para que nos avivemos.
 
Y nuestro primer viaje de 14 horas en camión es una aventura aparte…

 

 

Segunda parte:

Cuando volvimos a Cuba, el día de la llegada nos fuimos al Nuevo Vedado a almorzar a la casa de una señora que yo le llevé unos medicamentos para la diabetes, y en agradecimiento nos invitó a la casa. Pasamos un rato muy lindo con la familia además de comer muy muy rico. Luego fuimos a pasear al cementerio que es muy lindo e interesante. La foto es de la tumba de la Milagrosa Amelia. Es una joven que murió al dar a luz y fue enterrada con su bebe. Su esposo iba a verla todos los días y le llenaba la tumba de flores frescas. Pronto se corrieron rumores y se formó una leyenda en torno a Amelia. La gente le pide milagros y que cuide a sus hijos. Le dejan muchas placas en agradecimiento, con casitas en miniatura. Es impresionante la cantidad y los lindos mensajes.

Y para terminar de conocer mejor la ciudad nos fuimos caminando desde ahí hasta La Habana Vieja, pasando por Habana Centro. Fue muy interesante porque es como ver otra realidad de la ciudad, no solo la que nos quieren mostrar a los “turistas”. Caminando vimos una puerta grande por la que entraba y salía mucha gente. La curiosidad nos ganó y entramos. Había una especie de centro comercial muy grande y con mucha gente. Habían tiendas como Adidas por ejemplo. Conocimos el shopping de Cuba.

El segundo y último día fuimos a pasear nuevamente por Habana Vieja para ir a los museos. Comenzamos por el Museo De La Revolución. Es muy caro para los turistas. Para recorrer el museo, conocer la réplica de Granma y ver el despacho presidencial cuesta 8 CUC por persona. Así que inventamos un cuentito, una mentira piadosa, para pagar como cubanos (8 MN). En la boletería dijimos que somos estudiantes de medicina en Cienfuegos (otra ciudad) y nos pidieron los carnet. Nos hicimos los que buscábamos y no los encontrábamos. Hasta que dijimos: “Ah!!! la señora de la casa donde nos hospedamos nos pidió los carnet para registrarnos y se olvidó de devolvérmelos. Uh y es lejos y solo nos queda el día de hoy. Si quiere le pasamos los números de carnet”. Y la señora nos dijo que ella no nos podía dejar pasar, pero que vayamos a hablar con el encargado de seguridad del museo. Nos dirigimos al despacho y le contamos el mismo cuentito. El señor baja la cabeza agarrándosela y como con una sonrisa de costado nos dice: “¿Ustedes de qué país son?. A lo que respondemos: “Argentina y Ecuador”. El hombre hizo una pausa larga manteniendo la sonrisa de lado y me dice: ” ¿Vos podés creer que todos los que vienen a mi despacho para entrar pagando como cubano son argentinos?”. A lo que no pude responder del ataque de risa que me agarró. Y ahí Jaimis le dijo que él es de Ecuador así que rompemos con la regla. Y bueno el señor nos dejó entrar pagando en moneda nacional. Nos sentíamos campeones.

Recorrer el museo leyendo todo, lleva muchísimo tiempo. Nosotros recorrimos la primer parte, la previa al triunfo de la revolución, muy detenidamente. Luego pasamos al sector posterior a la revolución y para ese entonces ya no dábamos más, así que lo recorrimos más rápido. Pero se aprende mucho y es muy interesante todo el museo.

Luego nos dirigimos a La Cámara Oscura, lugar que nos recomendaron unos chicos que estudian en La Habana, sin decirnos de qué se trataba. Llegamos y subimos por ascensor al nivel 8. Hicimos el mismo cuento de que somos estudiantes, agregando que nos dejaron pasar en el Museo de la Revolución, y nos dejaron pasar en moneda nacional también. Entramos a un cuarto con la luz apagada donde se veía una especie de antena parabólica que funcionaba de pantalla y donde se veía toda La Habana Vieja en vivo. Tienen una cámara bien alta que va girando y mostrando toda la ciudad. Además una guía iba contando qué era cada edificio. Muy bueno, vale la pena.

Lo último que nos quedaba por conocer era la Maqueta de La Habana Vieja. También logramos entrar en moneda nacional, era un día redondito! La maqueta fue la mejor maqueta que vi en mi vida. El arquitecto tardó más de 3 años en hacerla y reprodujo cada edificio de la ciudad. Impresionante. Además hicieron con luces una simulación de la Habana al atardecer, a la noche, al amanecer y durante el día. Hermosa. 

INFO ÚTIL 

 
Hospedaje
Casa Señora Marta:

Dirección: Sol 101 esquina Inquisidor, Habana Vieja
Tel: 53 (7) 8676417 / 53 (5) 3344423
mail: marvilacha@yahoo.es
Conocimos a la señora. Es muy buena onda nos hizo pasar a la casa a charlar. La casa es hermosa. El precio es 25 CUC la habitación, pero se puede arreglar por 20 CUC.

Casa Miguel y Yaimara: 
Dirección: Calle Cristo 19, 1° Piso, entre Tte Rey y Muralla, Habana Vieja
Tel: 53 (7) 8606579
Conocimos al señor, pero no conocemos la casa. El precio es 20/25 CUC la habitación.

 

Donde comer

Lugar para comer sin mesas por 25/30 MN. Calle J entre 23 y 25, Vedado.

Restaurante “Las Tres B”: Para comer langosta por 12 CUC y otras cosas. Es en un primer piso en la casa de una familia. Lleguen solos porque sino les cobran más. Cumple con las 3 B (Bueno, Bonito y Barato). Y la familia muy buena (Miriam Alfonso)
Dir: Calle 21 N° 164 entre K y L, Vedado
Tel: 53 (7) 8350788 / Cel: 05 270 7541
(Pueden decir que van de parte de un ecuatoriano y una argentina que los recomendaron en su blog, los que hecharon al jinetero, y que les de la carta barata!)

 
Cómo moverse
Lo mejor es caminando para conocer bien la ciudad.
Guaguas: cuestan 0.50 MN
Máquinas: cuestan 10 MN

 

Qué ver y hacer en la ciudad

  • Museo de la Revolución
  • Maqueta de La Habana Vieja: en Calle Mercaderes y Obispo
  • La Cámara Oscura: en Calle Mercaderes y Plaza Vieja
  • Bodeguita Del Medio
  • Caminar la Calle Mercaderes
  • Casa donde vivió el Che: 47 y Tulipan
  • Plaza de la Revolución
  • Ir al cine Yara, Chaplin o Riviera
  • Ir a la Casa del Chocolate: en Calle Mercaderes
  • Ir a tomarse un heladito en Copelia: en 23 y L
  • Y caminar muchísimo

15 pensamientos sobre “Habaneando chico!

  1. Ramiro

    Muy chevere el relato, si en Cubita hay q saber moverce pa que todo sea mucho mas barato y en moneda nacional es lo mejor, un dato de la havana a santiago son 200 pesos cubanos osea como 8 dolares, ahi si q les cobraron caro, jejeje, pero muy chevre la experiencia, saludos y buenas vibras desde Ecuador.

    Atte. Ramiro

    1. Tati Sidlik

      Exacto! nosotros vimos que a algunos les cobraban entre 200 y 300 MN, que bueno como dije, es menos de la mitad de lo que pagamos nosotros. Pero bueno todavía no sabíamos como era la cosa y sirvió para después pagar siempre lo mismo que el cubano. Porque son empresas particulares que nos brindan exactamente el mismo servicio a extranjeros que a cubanos, entonces no tiene sentido pagar demás.

  2. Florencia Cazaban

    hola tati! te cuento que voy a cuba en febrero así que me vino muy bien tu blog para organizar y prespuestar el viaje (fundamental cuando uno viaja con poca $$). te consulto por el hospedaje en la habana: dejaste las referencias el pie del post pero son los dos de habana vieja… y arriba escribiste que pararon en vedado… ¿te acordás del nombre del alojamiento donde estuvieron? por otro lado, googleando encontré que hay varias webs donde te ponen en contacto con cubanos que alquilan sus casas. ¿uds ya tenian elegidos desde acá los alojamientos ó llegaron a cuba y averiguaron in situ? no sé si conviene tener algo en vista/reservado desde buenos aires ó si no hay problema en llegar sin nada y definir allá. un beso grande y feliz 2014!

    1. Tati Sidlik

      Hola Florencia, que bueno que te vas a Cuba y que te sirva la info, me alegra mucho! El hospedaje de La Habana donde yo estuve era una casa ilegal, por eso no la compartí, para no crearles problemas a ellos, salvo que sea alguien que yo conozca. Yo solo reservé de palabra en La Habana para saber adonde llegar y no dar vueltas en una ciudad grande. Y no reservé por la web, llamé a un numero que me pasaron, por eso yo fui poniendo los datos de las caas que yo fui en cada lugar. Un dia antes llamaba y avisaba y no había problemas. Por las paginas web el tema es que no podes negociar. Un beso grande a vos también y feliz año y bien viaje!

  3. Lumila Gentile

    Hola Tati, antes que nada quiero felicitarte, el blog es hermoso y muy interesante.
    Te cuento que el 15/02 estamos saliendo para Cuba con 4 amigas, nuestra primera parada es La Habana y dps de unos días ahí vamos para Cienfuegos. Nos contaron que podés rentar taxis compartidos (en nuestro caso creo que llenaríamos uno) y vi que vos contas un poco de estos. Sabes si salen para otras ciudades o es solo un servicio dentro de la cuidad?
    Muchas gracias

    1. Tati Sidlik

      Hola!!! gracias Lumila! Sí hay taxis de los caros pero también hay “maquinas” que son los coches viejos que podes compartir, o bueno si llenan uno agarran a los taxistas y arreglan un precio… En las terminales nacionales donde salen los camiones tambien pueden encontrar ese tipo de taxis.
      Muchas suerte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *