Caminando por el Globo

Carta abierta a DELHI: No te tenemos miedo

 

¡Delhi, al fin te conozco! Después de imaginarte durante tantos años.

Fue muchísimo lo que oímos hablar de vos, y la verdad es que te habían sacado bastante el cuero. Te acusaron de sucia, desordenada, caótica, descontrolada, y de cosas muchas más feas. Algunos nos dijeron que querían irse de India cuando te conocieron, que casi no te soportaban. Viajeros recomiendan no empezar el viaje con vos, dejarte para más adelante. Dicen que al principio se te odia y luego algunos llegan a amarte.

Gracias a esas cosas, te imaginé tan pero tan horrible, y me preparé psicológicamente para conocerte.

 

 

Ya estoy con vos hace algunos días y quiero pedirte perdón, perdón por tenerte miedo y por prejuzgarte.

Quiero contarte, que por lo contrario me caíste muy bien desde un inicio. Que no sos más sucia ni más caótica que muchos otros lugares que mis pies han caminado. Que te admiro por albergar durante siglos a tan antigua civilización y conservar vestigios de esa grandeza. Por haber sido testigo de tantas historias y seguir en pie.

Me parece un poco injusto que te generalicen. Entiendo por qué algunos te describen así, pero han extrapolado la zona de “Old Delhi” y el “Main Bazar” a toda una ciudad, y se perdieron mucho de vos. Es como hablar de Buenos Aires, describiendo solo el barrio de Once, por ejemplo.

 

 

Hay barrios que son un poco como me los imaginaba, pero que me encantó caminarlos, descubrir templos por aquí y por allí, ver vendedores haciendo sus trabajos, gente preparando ollas comunitarias (las más grandes que vi en mi vida) para repartir comida, algunas vacas perdidas en medio de la calle, musulmanes con shalwar kameez, sijs con sus gorros de tela y barba, hindúes con un punto en la frente, algún que otro santo con rastas hasta la cola, y la lista podría seguir.

Pero también vi tu otra cara. De la que no me habían contado nada: una ciudad totalmente conectada mediante lineas de metro y transporte público; avenidas anchas, barrios tranquilos, calles limpias, shoppings modernos, cines donde pasan pelis de bollywood y en este caso la lista también podría seguir.

 

 

Menos mal que sos así, que tenés un poco de esto y aquello. Que sos tan balanceada, que todas tus caras me gustan y me siento tan bien en ellas.

Todavía me falta conocerte mucho más. Voy a pasar por aquí varias veces según tengo planeado. Y tenemos una familia aquí que nos trata con demasiado amor.

Así que me despido diciéndote que NO TE TENEMOS MIEDO, por el contrario nos gustás mucho.

 

 

 

 

5 pensamientos sobre “Carta abierta a DELHI: No te tenemos miedo

  1. Cristina

    ¡Bravo! Asi la sentí también y con las ganas de volver para degustarla un poco más.
    Abrazo viajero ¡Por los regresos!

  2. Susana

    Mi puerta de India fue Delhi. Asombro, asombro, asombro. Yo también quiero volver! No se puede juzgarte, Ciudad, algunos te odian? yo te amo!

    1. Tati Sidlik Autor del artículo

      jajjaj que genia! Yo no la amo todavía pero no la odio para nada! Y en unos días vuelvo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *